¿Cuándo sale el nuevo iPhone 5? ¡Hoy!

¿Cuándo sale el nuevo iPhone 5? ¡Hoy!

12 septiembre, 2012 |  by  |  iPhone, Rumores

El primer riesgo que asume este post es su título. ¿Hoy Apple lanzará algo nuevo? Pues al 100% nunca lo sabemos, puesto que no hay más que rumores. Cada cual puede hacer sus apuestas después de lo leído. Esta es la nuestra:

Esta tarde, a las 19.00h (hora peninsular española) está convocada una nueva keynote de Apple. Suponemos que será conducida por Tim Cook, CEO de Apple, y que seguro contará con la intervención de Scott Forstall, jefe de desarrollo de iOS, además de algún otro jerifalte de la compañía. Esto es 100% seguro.

¿Qué se presentará hoy?

Un nuevo iPhone. Y por las pistas de la invitación de Apple, podemos intuir que se llamará iPhone 5. Por tanto, parece descartado llamarlo ‘nuevo iPhone’ como ocurrió hace seis meses con el ‘nuevo iPad’ (comúnmente conocido como iPad 3).

¿Y cómo será?

Seguimos haciendo apuestas porque nada se sabe aún. Sin embargo todos hemos podido ver circular muchísimas imágenes de prototipos (denominados N42) de lo que podría ser el iPhone 5.

Ojo, a grandes rasgos será muy parecido al diseño del iPhone4 y iPhone4S, porque Apple no considera haber un diseño mejor que el actual, así que no se ve obligado a cambiarlo, pese a que para muchos neo-fanáticos si el diseño exterior no cambia “buah, no cambia nada, es igual que el anterior”, aunque no tenga nada que ver por dentro, como ocurría con el iPhone 3GS o el iPhone4S.

Todo apunta a que será algo más fino (7,6mm), sin el cristal posterior que tanto se rompe sin bumpers. Además será ligeramente más largo para poder soportar una mayor dimensión de pantalla (la principal novedad a simple vista).

Según las imágenes que circulan sobre ese prototipo el conector de 30 pines del dock será sustituido por un nuevo conector de menor tamaño (9 pines) que probablemente requiera de un adaptador para conectar el nuevo iPhone 5 a los altavoces que todos tenemos en casa o en el despacho. Este será el punto de mayor controversia por las molestias que pueda ocasionar a los usuarios, pero en realidad la mayor parte de los pines del conector original no se utilizaban.

Otro detalle menor es el cambio del puerto jack de los auriculares que desde 2007 estaba situado en la parte superior del teléfono y que en el iPhone5 podría pasar a la parte inferior junto a los altavoces del dispositivo. Algunos rumores apuntan también a un cambio en el diseño de los auriculares que tradicionalmente han acompañado a iPhone y iPod.

¿Qué pasa con la pantalla del nuevo iPhone 5?

Todo apunta a que Apple aumentará ligeramente las dimensiones de la pantalla del iPhone. Personalmente no veo nada necesario el aumento a 4 pulgadas: durante años Apple ha estado investigando sobre cuál debía ser la mejor dimensión para la pantalla del dispositivo y, de hecho, hicieron una arriesgada apuesta con el primer iPhone en 2007 puesto que ningún otro dispositivo manejaba una pantalla similar.

Igual que mucha gente no entiende que una cámara de fotos no es mejor por tener más megapíxeles (pero a ellos los sensores, la lente, el tipo de chip, las gamas de color, la estabilidad, la óptica… les importa bien poco porque quieren «la más grande que ‘haiga’»), el fanatismo tecnológico ha llevado a pensar a algunos que un móvil con más pulgadas es mejor que uno con menos. La gracia de las modas, porque son los mismos que hace algunos años fardaban de tener un móvil que apenas ocupaban la palma de la mano. [Aquí es donde se picarán los que hayan gastado su dinero en un Samsung de esos que ni son móvil ni son tablet].

Apple decidió que 3,5′ era la mejor dimensión para la pantalla del iPhone. Además lleva 4 años de SDK para que los desarrolladores programen con esas dimensiones. Y, honestamente, me parece que cambiar de 3,5 pulgadas a 3,9 pulgadas no es algo necesario [opinión personal]; más aún si viene por una moda pasajera impuesta por clientes originarios de otras marcas. Nos adaptaremos y punto. No es para tanto.

La única ventaja que veo al aumento de pantalla (al margen del erróneo aforismo cateto de «cuanto más grande mejor») es que al sólo aumentar en sentido vertical, las proporciones de la pantalla variarían pasando a una pantalla de 16:9 (fantástica para películas actuales) con una resolución de 640×1135 px que mantiene la categoría de Retina Display.

El diseño de tres piezas mejora la antena

Ya casi no lo recordamos pero la salida del iPhone 4 en junio de 2010 supuso una polémica por puntuales y contados fallos en la antena del iPhone por el diseño metálico de sus laterales, conocido como “antennagate”. Una versión mejorada de aquel iPhone4 y el lanzamiento en octubre de 2011 del iPhone 4S corrigió este asunto. Sin embargo, el nuevo diseño del prototipo N42, que suponemos que será el definitivo iPhone 5, da un paso más allá.

La construcción del iPhone 5 (insisto: de ser cierto el protitipo N42) suprimiría el cristal posterior que ha caracterizado al iPhone 4 y 4S para sustituirlo por diseño de tres piezas en la parte trasera: la parte central uniría ésta con los laterales, mientras que las partes superior e inferior funcionarían como antenas.

Batería: Más potencia, pero misma autonomía.

El reto por excelencia de un nuevo teléfono es funcionar más fluido, con mejor procesador, con más resolución, más capacidad y más funciones y prestaciones [en el diccionario no viene la palabra funcionalidades] y mantener/aumentar la autonomía de la batería. Estoy convencido que el nuevo iPhone 5 consigue mantener la autonomía de la batería en las 10 horas de uso a las que venimos ya acostumbrados.

La batería aumenta un 10% respecto a la del iPhone 4S, pero todos sabemos que las horas de batería no sólo depende de la capacidad de carga (que podría ser de 1440 mAh y 3.8v) sino que la autonomía de la batería depende en gran medida de las conexiones 3G y posible LTE (4G), el uso de Apps como Twitter o la cámara fotográfica, el FaceTime, la fuidez del procesador  y, por supuesto, la dimensión de la pantalla.

El procesador del iPhone 5: una incógnita hasta esta tarde

El iPhone comenzó siendo un teléfono con iPod y algunas cosillas más relacionadas con Internet. Sin embargo, eso ya no es así. Hoy es una consola, un dispositivo de conexión permanente con decenas de Apps instaladas que requieren fluidez, inmediatez, conexión a Internet y una interfaz rápida y dinámica. Hoy requiere más potencia que nunca para que todo eso funcione en armonía y no vaya a trompicones.

El corazón del iPhone es su procesador. Pese a las muchísimas filtraciones que se han producido, aún nadie se moja por qué tipo de procesador tendrá: A5X (el del iPad) o el rumoreado A6.

  • Podría ser el A5X: Apple lanzó este procesador SoC en marzo de este mismo año con el ‘nuevo iPad’ (3ª gen) y aún podría rentabilizarlo más. Si es capaz de hacer funcionar con extremada fluidez el último iPad (recordemos que tiene Retina Display, FaceTime, mejores cámaras y más fluidez…) debería ser capaz de hacer funcionar aún mejor el nuevo iPhone 5 con iOS 6. Además el procesador anterior, el A5, fue lanzado con el iPad 2 y después incorporado al iPhone 4S unos meses después, es decir, Apple incorpora los procesadores nuevos en los iPad (que requieren más potencia) y luego los pasa al iPhone de cada año.
  • ¿Podría ser un nuevo procesador A6? Hace poco leí que un iPhone no podría tener un chip mejor que el iPad… me pareció una bobada; podría perfectamente. Pero debemos dejar a un lado la necesidad fanática de que el nuevo iPhone tenga el A6 y tenga alas y propulsor y que además de masajes y un teclado por holograma… Volvamos a la tierra. El iPhone 5 no tiene que tener el A6 porque sí. Si finalmente lleva el procesador A6 será porque tiene que tener el procesador adecuado a la potencia que calculan que necesitará para su fluido funcionamiento durante al menos un año. Y no porque tenga que tener A6 y después A7 y así según nos guste a los ansiosos de la tecnología.

OJO: Lo único que podría justificar un cambio de procesador hacia un nuevo A6, sería un aumento importante de las prestaciones de hardware respecto al dispositivo del año pasado.

Es decir, si al aumento de pantalla se une una tecnología de conexiones superior, una mejora sustancial en las cámaras, la incorporación de nuevas tecnologías de gráficos y un sistema operativo mucho más potente (iOS6 está muy bien, pero no es muchísimo mejor que iOS5, de hecho alguno ni se dará cuenta del cambio), quizá entonces será necesario dar un salto en los procesadores. Todo lo sabremos en un par de horas.

Tecnología LTE (4G), suena genial pero no para España.

Estamos convencidos que el nuevo iPhone 5 soportará la tecnología LTE (que algunos llaman 4G). Básicamente porque ya se incorporó al último ‘nuevo iPad’ (3ª gen) en marzo y no tendría sentido no incorporarla al inminente iPhone 5.

Lo que no sabemos es si nuestro país la soportará, por dos motivos:

  1. Por ahora sólo clientes de 3 ó 4 ciudades tienen acceso a las redes 4G. Y según parece, su expansión al común de los mortales no llegará hasta 2014 como pronto, según cada operador (así que no nos esperemos mucho).
  2. Según analizaron en blogs Xataca, «el nuevo iPad 4G nunca podrá conectarse por LTE en España» porque el 4G que Apple incorporó al ‘nuevo iPad’ en marzo está activado para las bandas de 700 MHz y 2100 MHz, dos bandas de frecuencias distintas a las que usaremos en Europa (800 y 2.600 MHz). Así que esta tarde tendremos que ver si Apple ha pensado en todos los que no viviemos en EE.UU.

 

NanoSIM y el rumoreadísimo NFC que nunca llega.

Otro de los rumores más extendidos es el uso de la nueva NanoSIM. Todo apunta a que es real, no sólo porque hace tiempo que Apple pelea por incorporar estas minúsculas tarjetas que permiten más espacio en el interior para albergar más batería, sino porque en un futuro deberían desaparecer las SIM y utilizar un chip genérico que cada operador active de forma remota.

En cuanto al NFC sobre el que se han escrito ríos y ríos de tinta basados únicamente en rumores, parece ser que al final el iPhone 5 no contará con esa tecnología. Particularmente me parece muy bien, puesto que ya contamos con el estándar Bluetooth 4.0 mucho más extendido y que servirá para pagar compras (práctica no muy habitual).

Además, con el NFC ha pasado lo mismo que con otros rumores de Internet. Parece que Apple esté obligado a seguir todos y cada uno de los deseos de los ansiosos por aquello de “cuanto más grande mejor”, “cuantas más cosas tenga mejor”, “cuanto más se parezca a un Android, más chulo es”, o los que quieren el A6 ya, y si tiene lector de huellas dactilares mejor, y si tiene…

Apple no tiene que cubrir las expectativas de los ‘fakes’ o de los neofanáticos.

Termino como empezaba. Cada vez que aparece un nuevo iPhone en el panorama, parece que Apple tiene que cubrir todas las expectativas que se les van ocurriendo a los 4 frikis que hacen los fakes y los vídeos falsos. Y si al final no tiene hélices o alas, y propulsores, y te da masajes y te prepara el desayuno, entonces se llevan una desilusión y acaban diciendo que es un chasco (como dijeron del iPad, que después fue considerado el mayor invento del año 2010, aún vigente).

La agenda la marca la empresa y sus ingenieros, no los rumores.

Espero que hoy Apple demuestre una vez más que la agenda la marca la empresa y sus ingenieros, no los rumores, ni el ansia por tener “el más grande, con más megapíxeles, con más caballos, con más pulgadas y con más chorradas”. Que tenga lo necesario para ser realmente el mejor móvil del mercado.

Seguro que lo será. Otra vez.

 

Leave a Reply